<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Las librerías también se están reactivando

Nuevos negocios y sedes se abrieron en la ciudad, dejando ver que el mercado del libro aún tiene espacios para llenar después de la pandemia.

  • Aunque ya era una editorial reconocida, Casa Tragaluz es una librería especializada desde la pandemia. FOTOS Carlos Velásquez
    Aunque ya era una editorial reconocida, Casa Tragaluz es una librería especializada desde la pandemia. FOTOS Carlos Velásquez
  • La sede de Te Creo en el centro comercial Viva Envigado, atendida por Jean Sebastián Benítez.
    La sede de Te Creo en el centro comercial Viva Envigado, atendida por Jean Sebastián Benítez.
  • La librería de Bello, en Parque Fabricato.
    La librería de Bello, en Parque Fabricato.
  • La Librería Lerner queda en el sector de Provenza.
    La Librería Lerner queda en el sector de Provenza.
  • En Casa Tragaluz será, el primer fin de semana de junio, la feria de editoriales locales La Propia.
    En Casa Tragaluz será, el primer fin de semana de junio, la feria de editoriales locales La Propia.
Publicado el 13 de mayo de 2022

Gabriel Fajardo, como dicta el cliché, se reinventó con la pandemia. Desde 1984 se dedicó a la venta directa de libros en Ediciones Hispánicas, pero el negocio, que por mucho tiempo lo hizo puerta a puerta, empezó a cambiar y finalmente murió con el aislamiento preventivo. A la fuerza tuvo que activar todos los canales de venta virtual y desde que comenzó la reactivación, se ha dedicado a abrir puntos en toda el área metropolitana. En este momento tiene seis, el más reciente lo abrió en Bello. “Empezamos un trabajo como de hormiguitas, porque no es fácil llegar a conquistar mercados, cuando tenemos un competidor que lleva 30 o 40 años posicionado, como la Librería Nacional”, cuenta.

Una de sus estrategias ha sido la agilidad en los despachos, que le permite incluso tener clientes en la capital, y atreverse en puntos donde sus colegas no llegan, por ejemplo, Bello, que a pesar de ser un municipio con más de 500.000 habitantes, no contaba con una librería, mientra que El Retiro, con 20.000 habitantes, tiene dos. Los prejuicios, que ubicaban al libro como un objeto para clases media y alta, terminaron desbaratados. Hoy, la tienda de Parque Fabricado es la segunda de sus sedes que más ventas genera.

El experto recomienda

La otra estrategia es el clásico librero, que tiene la capacidad de guiar al cliente entre el mar de publicaciones disponibles, una atención personalizada y experta. Para María José Mejía, librera de Casa Tragaluz, el reto es aún más grande, porque debe transformar la desilusión de “no lo tenemos”, en la ilusión de “no sabía que esto era lo que quería”.

Casa Tragaluz es una librería especializada en vender sellos editoriales locales, por lo que quienes entran en ella buscando los lanzamientos de casas internacionales, deben saber que no los van a encontrar, pero que los sellos antioqueños tienen publicaciones igual de diversas. Entre las catorce editoriales que comercializan, hay libros de poesía, cuento, novela, ensayo, cocina, jardinería, literatura infantil, arte, arquitectura y libros objeto. También se cuentan muchos de plumas locales. El conocimiento de María José y la habilidad de cambiar la intención de compra, hacen que muchas veces los clientes se sorprendan de los descubrimientos e igual hagan una compra.

Para Juan José Gaviria, gerente nacional de la Librería Lerner, esto es clave, más cuando se tiene un catálogo amplio, como el suyo, que exige no solo mover las novedades, también los fondos. “La Lerner siempre ha tenido la ambición, desde su nacimiento, de ser la gran librería generalista del país y hoy tiene uno de los catálogos más importantes. A pesar de que nuestro local en Medellín no es tan grande como los de Bogotá, y no se alcanza a exhibir todo, igual se pone a disposición de la gente”, explica. Entonces el librero no solo debe estar al día, sino que debe saber lo que tiene, para hacerlo llegar, así sea sobre pedido.

Enamorados de los libros

Aunque el negocio se vea dinámico y las librerías sean sostenibles, para Gaviria esta no es una inversión de grandes beneficios, sino para satisfacer un gusto. “Este es un sector pequeño, especializado, no es de grandes márgenes, pero sí de mucho apasionamiento, hay una convicción profunda de todas las personas que están involucradas en él”, afirma. Gaviria también lleva años en el sector editorial y no solo se ha trabajado en ventas, también es editor y autor.

Fajardo tiene un sentimiento similar: “Nosotros sentimos esto como nuestra vocación. Estamos acá porque nos gusta, porque queremos los libros, obviamente que también es un negocio y queremos ganar dinero, pero lo sentimos en el corazón”, dice. Una pulsión que no parece pronta a desaparecer.

La sede de Te Creo en el centro comercial Viva Envigado, atendida por Jean Sebastián Benítez.
La sede de Te Creo en el centro comercial Viva Envigado, atendida por Jean Sebastián Benítez.

Te Creo

Acaba de cumplir su primer año en la sede de Belén, que es la más grande y vecina de la corporación cultural homónima, por lo que se ha convertido en un centro de intercambio de ideas. Su sede de Envigado abrió el pasado septiembre. Ambas están enfocadas en la promoción de la lectura, por lo que la literatura es su fuerte, no solo de las grandes casas, también apuestan por los independientes y la autopublicación.

La librería de Bello, en Parque Fabricato.
La librería de Bello, en Parque Fabricato.

Ediciones Hispánicas

Con los años han visto pasar muchas tendencias, pero ninguna que acabe con el mercado del libro. Aunque se diga que los jóvenes poco leen, hoy sus mayores ventas resultan de los libros que se publican de las historias de la red social Wattpad. Su sede más popular es la que tienen en la segunda etapa del centro comercial Mayorca y la segunda es la de Parque Fabricato en Bello.

La Librería Lerner queda en el sector de Provenza.
La Librería Lerner queda en el sector de Provenza.

Librería Lerner

La Lerner lleva su vocación generalista más allá de tener las novedades de los sellos internacionales y los clásicos de la literatura. Tiene disponibles en su catálogo ediciones críticas, publicaciones académicas, sellos independientes de otros países y lanzamientos interesantes que no hacen parte de lo más evidente del circuito. Los elementos para crear un verdadero fondo de biblioteca, con ediciones de valor. Además, tienen conversatorios cada semana.

En Casa Tragaluz será, el primer fin de semana de junio, la feria de editoriales locales La Propia.
En Casa Tragaluz será, el primer fin de semana de junio, la feria de editoriales locales La Propia.

Casa Tragaluz

Aunque como espacio cultural y oficina editorial no es nueva, Casa Tragaluz empezó a funcionar como librería especializada en editoriales locales en la pandemia, cuando decidieron aprovechar su conocimiento y canales para echar una mano a los colegas independientes. El resultado es una librería que cada vez se posiciona más como punto de encuentro y claro mapa de lo que sucede en el sector a nivel local.

María Antonia Giraldo Rojas

Periodista cultural del área de Tendencias de EL COLOMBIANO.


Porque entre varios ojos vemos más, queremos construir una mejor web para ustedes. Los invitamos a reportar errores de contenido, ortografía, puntuación y otras que consideren pertinentes. (*)

 
Título del artículo
 
¿CUÁL ES EL ERROR?*
 
¿CÓMO LO ESCRIBIRÍA USTED?
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Acepto términos y condiciones

Datos extra, información confidencial y pistas para avanzar en nuestras investigaciones. Usted puede hacer parte de la construcción de nuestro contenido. Los invitamos a ampliar la información de este tema.

 
Título del artículo
 
RESERVAMOS LA IDENTIDAD DE NUESTRAS FUENTES *
 
 
INGRESE SUS DATOS PERSONALES *
 
 
Correo electrónico
 
Teléfono
 
Acepto términos y condiciones
LOS CAMPOS MARCADOS CON * SON OBLIGATORIOS
Notas de la sección