<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Las propuestas ruidosas y polémicas de los precandidatos a la Alcaldía de Medellín

A falta de siete meses para las elecciones, escasean las propuestas y las pocas anunciadas arrastran reparos.

  • Albert Corredor, Gilberto Tobón, Juan Camilo Restrepo y Juan Carlos Upegui son los autores de algunas propuestas polémicas en la campaña a la Alcaldía de Medellín. FOTO: EL COLOMBIANO Y CORTESÍA
    Albert Corredor, Gilberto Tobón, Juan Camilo Restrepo y Juan Carlos Upegui son los autores de algunas propuestas polémicas en la campaña a la Alcaldía de Medellín. FOTO: EL COLOMBIANO Y CORTESÍA
14 de marzo de 2023
bookmark

Hasta ahora en la campaña a la Alcaldía de Medellín abundan los eslóganes y precandidatos pero faltan propuestas concretas.

Entérese: Agudelo, el nuevo secretario de Educación que también le copia a Albert Corredor

A pesar de los amplios espacios que han tenido en medios y a través de redes sociales en los últimos meses, al hacerle zoom a los discursos de una decena de candidatos, los que más suenan y se muestran hasta el momento, los aspirantes coinciden en declaraciones generales a problemas de movilidad, de urbanismo, seguridad, de acceso a educación, de falta de ingresos en los hogares, entre otros. Sin embargo, sus postulados sobre estos temas se quedan en el título y no ahondan en detalles.

Algunos, en las últimas semanas, se han aventurado a lanzar propuestas, aunque sin el rigor que la ciudadanía espera de alguien que aspira a gobernar la ciudad.

Los autores de varias de esas propuestas, que ya han generado reacciones son las de Gilberto Tobón, Albert Corredor, Juan Carlos Upegui y Juan Camilo Restrepo.

La propuesta de lo existente

Gilberto Tobón quiso desmarcarse en los últimos días de las generalidades de sus contricantes al hablar de propuestas sociales y económicas y se aventuró a postular tres acciones que le valieron duras críticas en redes sociales, al señalarlo de una presunta falta de conocimiento de la ciudad.

Lea también: Andree Uribe, ¿el caballo de Troya en elecciones?

“Medellín necesita acciones para la gente”, dijo Tobón antes de proponer la creación de prácticas en la administración para los mejores estudiantes y la de un banco metropolitano para estratos bajos.

El problema es que las propuestas ya existen. Las prácticas de excelencia funcionan desde hace más de 16 años con una efectiva alianza entre la administración pública y 37 instituciones de educación superior de la ciudad.

Respecto al banco metropolitano, dicha entidad, llamada Banco de los Pobres o de las Oportunidades, presta servicio desde hace 22 años, beneficiando cada año a más de 30.000 personas de los estratos 1, 2 y 3 con microcréditos para apalancar pequeños proyectos productivos. El olvido de Tobón –o desconocimiento– no pasó desapercibido y le valió críticas de otros precandidatos como Sebastián López.

Precisamente, mientras Tobón habla de crear una entidad que ya existe, en estos momentos avanza en el Concejo un polémico proyecto de la Alcaldía para cambiarle el objeto al banco y que pueda ofrecer créditos a personas de todos los estratos.

¿Barrios para parqueaderos?

Volanteando en las calles, Juan Camilo Restrepo ha priorizado el tema de la movilidad.

Según Restrepo, para afrontar esta problemática hay que priorizar “soluciones inmediatas” y enumera cuatro; tres de estas muy generales: fortalecer Encicla y la oferta de transporte público y sancionar a infractores. Pero hay una cuarta que amerita mayor análisis.

Restrepo dice que es imperativo imponerle una norma a los constructores para ampliar la oferta de parqueaderos en los barrios que, según apunta, se convirtieron en dormitorios al aire libre de vehículos.

El postulado de Restrepo tiene asidero, pues según un estudio del Grupo de Investigación de Vías y Transporte de la Universidad Nacional, Medellín tiene un déficit de 18.000 celdas de parqueo que para 2030 aumentará a 44.600 celdas. Sin embargo, para el ingeniero civil y experto en planeación de Movilidad, Jaime Ávila, la solución que contempla el precandidato implica serios riesgos de especulación de uso de suelos y gentrificación en decenas de barrios en detrimento de familias, sobre todo pertenecientes a estratos 3 y 4.

Otra vez Corea y Finlandia

A pesar de ser uno de los precandidatos con mayor despliegue mediático, las propuestas de Juan Carlos Upegui siguen siendo gaseosas. Su discurso como aspirante a la alcaldía ha estado copado por los elogios a la administración de Daniel Quintero y por una diatriba en la que asegura que si no gana su propuesta de continuismo la ciudad volverá a “una militarización cotidiana” a una guerra urbana como hace dos décadas.

Sin embargo, entre lo poco que ha dilucidado de su propuesta llama la atención la relacionada con la educación. Upegui ha reiterado que planea convertir las 230 instituciones educativas públicas en “comunidades educativas”, con cambios drásticos en los modelos de aprendizaje y pedagógicos que, durante su mandato, alcanzarán hitos como los logrados por los sistemas educativos de Corea del Sur y Finlandia.

Su propuesta es cuestionable por dos razones. Primero, porque cambios semejantes en el modelo de educación pública no son del resorte de una Alcaldía sino del Ministerio de Educación e implican largos procesos. A modo de ejemplo, el último gran cambio curricular en Colombia tuvo lugar hace más de dos décadas.

Y, segundo, porque Quintero lanzó una propuesta similar en campaña y tras tres años de mandato, la realidad es que todos los indicadores de educación en la ciudad: calidad, cobertura, deserción e infraestructura están en números rojos.

Vías para piques de motos

Albert Corredor no ha ocultado su fascinación por las motos. El 31 de octubre del año pasado, incluso, participó en una gigantesca caravana de motociclistas que colapsó la movilidad de la ciudad y en la que hubo accidentes de gravedad.

Buscando conquistar electores, Corredor ha metido en varias ocasiones en la misma bolsa a quienes se movilizan en motocicleta en Medellín y quienes practican actividades irregulares en motos, en vías principales y barrios, que según Corredor son cerca de 2.000 personas. Según el precandidato, los accidentes e infracciones cotidianas que viven comunidades como en la nororiental, donde todos los días la movilidad de miles de personas en el Metroplús se ve afectada, es por culpa de falta de espacios para la práctica de piques y actividades de riesgo. Por eso, aunque todavía no se conocen sus propuestas concretas sobre otros temas, sí ha sido reiterativo en mostrar su simpatía hacia el uso de vías públicas y la construcción de escenarios para carreras de motos, algo que recuerda al fallido Central Park, un proyecto con el que el entonces gobernador Luis Pérez quiso poner a disposición un escenario para deportes a motor y que terminó con un detrimento patrimonial de $112.000 millones

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*