<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

Metro de la 80 está comprando casas baratas: la queja que causa angustia en El Volador

En la zona afirman que avalúos están yendo en detrimento de los moradores. Alcaldía y el Metro no responden.

  • Vecinos del sector El Volador, en Robledo, alegan que el avalúo de los predios que allí se destinarán para las obras del Metro de la 80 se está haciendo por debajo de los valores de mercado. FOTO esneyder gutiérrez
    Vecinos del sector El Volador, en Robledo, alegan que el avalúo de los predios que allí se destinarán para las obras del Metro de la 80 se está haciendo por debajo de los valores de mercado. FOTO esneyder gutiérrez
  • Metro de la 80 está comprando casas baratas: la queja que causa angustia en El Volador
Image
03 de mayo de 2023
bookmark

María* no explica con claridad por qué tendrá que salir de su casa en los próximos días. Habla de una promesa de compraventa, de una notificación oral de desalojo, de una firma que dio su mamá —de 84 años, titular de la propiedad— en la notaría de la Terminal del Norte. Lo que sí tiene presente es que por allí, por la calle 73, pasará el metro de la 80 y que su predio es necesario para esa obra. Pero es justo en esta parte donde la pita se enreda: “Nos están ofreciendo $300 millones por una casa que, según nos dicen, vale más de $500”.

María no está sola, la acompañan Robinson, Rubiela, Juan Carlos y hasta Liliana, la presidenta de la acción comunal de El Volador. Sentados a las afueras del negocio de Robinson, uno repleto de bolsos que no se venden muy bien por estos días, relatan en conjunto la situación que los trasnocha: dicen que la Alcaldía de Medellín, la EDU, el Metro y la Lonja están formulando avalúos por debajo de los precios de mercado; que el metro cuadrado (m2) lo quieren pagar “regalado”.

Algunos viven en el corredor por donde pasará directamente el metro ligero —son vecinos de María— y otros tienen casa y negocio a unos metros, sobre la carrera 69, donde se proyecta la construcción del intercambiador vial Rinconcito Ecuatoriano, una de las obras complementarias de la intervención. No viven bajo el mismo techo, es cierto, pero comparten como si fueran familias un ramillete de pancartas que exigen pagos justos, trato digno y reparación.

Algunos mensajes dicen: “No vemos las iguales o mejores condiciones, ¿dónde están?”; “Muy bonito el discurso, pero los hechos qué. ¡Exigimos coherencia”; y uno más: “La Lonja factura, la administración se enriquece y la comunidad se empobrece”. Las misivas son demoledoras y retratan la desconfianza que hay en el sector en medio de la negociación de más 1.000 predios para los que el Distrito dispuso de $935.000 millones —la obra completa se proyecta en $3,5 billones—.

Infográfico

La denuncia

La casa en la que María vive está integrada por seis apartamentos internos. Ella vive en uno de los que tienen planta en el primer piso. Su mamá construyó en vida una propiedad para cada uno de los hijos. “Hace 60 años vivimos acá y con todo el esfuerzo levantamos esta casa unifamiliar. A mí me tocó clavar, mover arena y cemento; de todo: ayudarles a los oficiales para construir tres pisos, cada uno con dos apartamentos”, cuenta.

Por uno de los apartamentos, a la familia le ofrecieron $36 millones. “¿Qué compra uno con $36 millones?”, se interpela ella de inmediato mientras revuelve las telas de su taller de modistería —que queda en su casa— en búsqueda de una carta. Cuando la encuentra cuenta que uno de los seis apartamentos estaba arrendado y que su mamá tuvo que pedirle al inquilino que desocupara para venderlo; también tuvo que asumir la titularidad completa del inmueble para afrontar un negocio que, según los vecinos de El Volador, es un “tumbe” a todas luces.

Y aunque la historia parezca repetida, dice luego Juan Carlos, la de María es una de las encrucijadas más dicientes: la propiedad familiar tiene 102 m2 en la primera planta, 98 en la segunda y 70 en la tercera. “Con lo que les ofrecen alcanzan a comprar una casa. Y eso, si se cuenta con suerte, porque con la burbuja inmobiliaria que hay en Medellín ningún lado tiene arrimadero”, afirma Juan Carlos.

Pero la inconformidad es más amplia. Dicen estos vecinos que los avalúos —a cargo de la Lonja— no se están haciendo de forma rigurosa. En algunos casos, alegan, no se han hecho bien las mediciones: “Llegan, toman fotos y se van. ¡Y uno esperándolos con metro y todo”, dice uno de ellos. Y otro agrega: “La preocupación es que cuando uno pregunta por ese tema, responden que la medición se hará con la ficha catastral, y a veces esa información no está actualizada”.

Parte de la respuesta

Sobre estas inquietudes no se pronunciaron la Alcaldía de Medellín ni el Metro, pese a insistir. Sin embargo, desde la Lonja compartieron algunas precisiones. Lo primero que dijo Federico Estrada es que ese gremio inmobiliario no asume labores de negociación con los vecinos, sino que adelanta las gestiones técnicas para determinar el avalúo de las propiedades: predio y construcción.

La información, en principio, la comparte la EDU y luego la Lonja hace las visitas respectivas para comparar los inmuebles con los precios del mercado. Lo que se tiene presente, y que en la zona los vecinos llaman como “congelamiento” del precio, es que las cuentas se hacen con base en el catastro de 2016, fecha en la que se anunció el proyecto. “Para el caso del metro de la 80, se apeló a una tasa de crecimiento que, a diciembre de 2021, acumulaba un incremento del 51%”, expresaron desde la Lonja.

En términos sencillos, con este tipo de medida se busca que en las zonas con futuras intervenciones públicas no se den especulaciones a la hora de vender el suelo. Eso lo saben los vecinos de El Volador. Lo que allí aún discuten es el precio: piden que sea equilibrado y que, a su vez, la política de protección a moradores por fin se cumpla: que aunque tengan que salir de sus casas, el proceso sea justo y conciba las medidas de reparación correspondientes. Y que no haya presiones: “Porque ese teléfono no para de sonar: ‘que si sí vamos a vender o que ya les toca expropiar’, nos dicen”, se lamentan todos los vecinos.

*Identidad bajo reserva.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*