<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x
language COL arrow_drop_down

Que el sueldo rinda, más urgente que reforma laboral

Para trabajadores la inflación es inquietante y todo sube de precio. Presidente Petro cuestionó que proyecto radicado a mediados de marzo está quieto en el Congreso.

  • Organizaciones sindicales de Antioquia afirmaron que los trabajadores se movilizaron por las calles de Medellín en defensa de las reformas que promueve el actual Gobierno, porque los benefician . FOTO Jaime Pérez
    Organizaciones sindicales de Antioquia afirmaron que los trabajadores se movilizaron por las calles de Medellín en defensa de las reformas que promueve el actual Gobierno, porque los benefician . FOTO Jaime Pérez
01 de mayo de 2023
bookmark

Mientras las organizaciones sindicales marchaban ayer por la celebración del Día de los Trabajadores, unas respaldando las llamadas reformas sociales que busca sacar adelante el gobierno de Gustavo Petro y otras reclamando la reivindicación de múltiples derechos laborales, para el grueso de los marchantes lo realmente importante es que los salarios alcancen para vivir.

Y es que pese al ajuste que se autorizó en diciembre al salario mínimo de 16% para este año, el ascenso de la inflación o costo de vida ya se tragó más de un cuarto de ese porcentaje, pues a marzo el Índice de Precios al Consumidor (IPC) se ubicó en 4,56%, pero la variación de 86 de 188 bienes y servicios que analiza el Dane está por encima de ese promedio.

En ese contexto, para Rosalba Mejía lo que se está viendo es bastante claro: “Los sueldos no alcanzan y no se está garantizado que se pueda vivir con dignidad, pues para uno mantenerse a flote es necesario endeudarse”.

La inquietud de la manifestante concuerda con lo expresado por Petro ayer desde el balcón del Palacio de Nariño: “Hoy tenemos una sociedad donde la mayoría del pueblo a causa de la injusticia social y el desequilibrio entre la sociedad, no puede satisfacer sus necesidades básicas”.

Otro mal

A lo anterior, debe añadirse un problema de vieja data, que aunque está sobrediagnosticado no ha sido posible erradicarlo: la informalidad.

Para la Escuela Nacional Sindical (ENS) de esa distorsión hacen parte los trabajadores de establecimientos de menos de cinco empleados, trabajadores familiares sin remuneración, empleados domésticos, jornaleros, o los llamados cuentapropistas, que representa el 57,9% de la fuerza laboral, lo que equivale a decor que 6 de cada 10 trabajadores en el país no tienen un contrato formal de empleo, no cotiza a salud, pensión, riesgos laborales y cesantías.

Y un aspecto que ensombrece el panorama tiene que ver con el hecho de que entre 2011 y el 2022 se incrementó en 3,7 millones el número de personas que están en edad de trabajar en el país, pero los puestos de trabajo —ya sean asalariados o no asalariados— han crecido en 2 millones. Es decir, hay alrededor de 1,7 millones de personas excluidas de las ocupaciones que se generan.

La reforma

En su empeño por mejorar las condiciones de la clase obrera el gobierno Petro radicó en marzo un proyecto de ley de reforma laboral, que entre sus componentes más atractivos tiene la modificación a los recargos dominicales y festivos del 75 % al 100 %, reestablecer la jornada diurna de 6:00 a.m. a 6:00 p.m. y recuperar la nocturna de 6:00 p.m. a 6:00 a.m. Así mismo, priorizar el contrato a término indefinido y disminuir la tercerización laboral, para favorecer la estabilidad laboral.

En su discurso del primero de mayo, Petro llamó la atención señalando que el proyecto no ha avanzado en el Congreso, y que el propósito es recuperar la estabilidad laboral, lograr que el sindicalismo vuelva a coger la fuerza en función del derecho, por lo que la iniciativa “necesita de la movilización del pueblo trabajador”.

Como fue presentado, el proyecto ha despertado preocupación entre gremios, expertos laborales y partidos políticos de oposición al considerar que conllevaría a un aumento significativo de los costos de contratación, lo que generaría un efecto negativo en la generación de empleo.

Solo el gremio de comerciantes (Fenalco) estima que las medidas incluidas en el proyecto de ley incrementarían los costos laborales del sector entre 12% y 17%. Y los investigadores económicos de Credicorp Capital han insistido en que la reforma no aborda directamente la informalidad, la productividad laboral o la necesidad de promover la generación de empleo.

De acuerdo con Sebastián Béndiksen, abogado y magíster en derecho de la universidad de los Andes, para las empresas será más costoso prácticamente todo.

“Todos los recargos suben y todas las indemnizaciones suben, el contrato de aprendizaje sube en cuanto a la cifra que tienen que pagar las compañías. Adicionalmente se ampliará la licencia de paternidad, lo que afectará también los costos”, comentó.

Igualmente, se limitarían las jornadas laborales y el tiempo que puede un servidor trabajar. “En este sentido las empresas que estén al límite después de esta reducción deberán contratar nuevo personal porque se van a quedar sin gente que llene esos turnos; en lugares que tengan que trabajar 24 horas tendrán que contratar nuevo personal”, expresó el abogado.

Mucho trabajo, bajos beneficios

La reciente aprobación en Chile de reducir la semana laboral de 45 a 40 horas le pone otro ingrediente, pue los trabajadores de ese país estaban entre los latinoamericanos que más horas anuales laboraban: 1.914, según la Ocde. Superados por los mexicanos (2.128 horas por persona al año), los costarricenses (2.073) y los colombianos (1.964). La media recomendada por este organismo internacional es de 1.716 horas anuales.

Para el presidente Petro, las cifras de la Ocde demuestran que Colombia está en el top de sobreexplotación del trabajo humano, por lo que celebra los cambios normativos (Ley 2101 de 2021) que llevarán a que a partir del 15 de julio la jornada laboral baje de 48 a 47 horas semanales; en 2024 a 46 y luego se descontarán dos horas por año hasta alcanzar la meta de 42 en 2026.

La jornada de manifestaciones y marchas dejó en evidencia el pulso que hay entre las organizaciones de los trabajadores y, particularmente, en la Confederación General del Trabajo (CGT). El pasado 15 de abril el sindicato reorganizó sus cuadros directivos nombrando a Miriam Luz Triana como presidenta, pero según los representantes de la CGT en Antioquia Percy Oyola se niega a entregar el cargo y sigue actuando sin tener legalidad ni legitimidad. Eso causó que el ala que apoya a Triana llamara a no marchar, en señal de descontento frente al oportunismo que de la fecha hizo Petro. Pero los simpatizantes de Oyola sí apoyaron las marchas en defensa de las reformas favorables para el pueblo.

10%
tasa de desempleo en Colombia para el mes de marzo, según cifras del Dane.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*