Una carta habría desatado la masacre de Envigado

La organización criminal ‘La Oficina’ habría orquestado el asesinato de alias “Morro” para que este no confesara secretos a la justicia de Estados Unidos. Esta es una de las principales hipótesis detrás de la masacre de nueve personas en el municipio de Envigado.

En nuestra sección ¿EN QUÉ VA EL CASO?, les presento este artículo publicado en El Colombiano, con apoyo de Revelaciones del Bajo Mundo, titulado “Una carta habría desatado la masacre de Envigado”.

Cinco hombres y cuatro mujeres murieron en la matanza de la finca La Piscina, en el sector Galicia de la vereda El Salado, en Envigado. Foto de Edwin Bustamante.

Cinco hombres y cuatro mujeres murieron en la matanza de la finca La Piscina, en el sector Galicia de la vereda El Salado, en Envigado. Foto de Edwin Bustamante.

Desde una fría celda de la Metropolitan Correctional Center de Manhattan, en Nueva York, salió una carta que, de manera indirecta, habría provocado la muerte de nueve personas en una finca de Envigado. El remitente fue Carlos Aguilar Echeverry, alias “Rogelio”, quien hasta 2008 fue jefe de la organización ‘La Oficina’.

Un funcionario judicial de alto perfil, que pidió la reserva de su identidad, narró que el destinatario de la misiva en 2012 fue su amigo Jorge Pérez Marín, apodado “Morro”.

“’Rogelio’ le pidió que se sometiera a Estados Unidos, que él podría colaborarle para que consiguiera beneficios penales”, indicó la fuente. Agregó que “Morro” accedió a un acercamiento y el pasado octubre viajaron a Medellín dos servidores judiciales desde E.U., con los cuales sostuvo dos reuniones.

Una hipótesis que cobra fuerza es que la facción temió una delación de parte de Pérez y prefirió eliminarlo. De hecho la matanza de Envigado tiene un antecedente casi idéntico.

El 01/9/09 se celebró una fiesta en una finca de la vereda La Mosquita, de Rionegro. Hermosas modelos acompañaban a dos mafiosos, que al final de la tarde, entre copas y botellas, se quedaron a solas con sus socios, sin intuir que estos los matarían.

Los muertos fueron Fabio Vélez, alias “Nito”, y su supuesto escolta “Pipiseco”. El primero era uno de los líderes de “la Oficina” y estaba en conversaciones con la DEA, también por recomendación de “Rogelio”.

La investigación de ese doble homicidio, por el cual no hay capturados, apunta a que la banda lo ajustició “pa que no ‘sapiara’ a nadie con los gringos”, indicó un oficial que trabajó el expediente.

Las indagaciones sobre la reciente masacre están en su etapa primigenia, pero autoridades que conocieron este caso y el de Rionegro dicen que “el método es semejante y el móvil concordante”, por lo que no se descarta que quienes mataron a “Nito” porque se reunía con funcionarios de E.U., también le hayan pasado la cuenta de cobro a “Morro” por lo mismo.

En un aparente desespero por resolver su situación judicial, “Rogelio” le habría puesto una lápida en la espalda a su amigo. Aguilar se sometió a la DEA en 2008 y la ha pasado mal, pues 4 años después ni siquiera le han dictado sentencia. Se entregó por asuntos de narcotráfico, pero está enredado por investigaciones que lo involucran con el secuestro de un agente de la Agencia de Inmigración (ICE) y el homicidio del narco “Pacho” Cifuentes, informante de la DEA.

Uno de los compromisos para acelerar su proceso en E.U. son los contactos para facilitar la entrega de otros capos.

LA EJECUCIÓN

“Morro” se hospedaba en la finca alquilada La Piscina, de la vereda El Salado, desde enero de 2012. Un año antes, los mayordomos procedentes de Fredonia fueron contratados por el administrador del predio Hugo Fernando Urán Mesa, de 42 años.

Ante los sirvientes, el presunto cabecilla se presentaba como “Alejandro”. Su familia lo visitó unas tres veces en el año e incluso llevó sus perros: “Golfi”, “Aquiles” y “Jabalí”.

El 30 de diciembre el festejo comenzó en la piscina. La información preliminar arroja que el expresidente de un equipo de fútbol estuvo departiendo; también, aunque extraoficialmente, se habla de la presencia de “Natilla”, un narco que sobrevivió al exterminio del cartel de Medellín. Unas 20 personas celebraron desde la mañana.

Todos los hombres, menos "Morro", fueron llevados a un patio de ropa y asesinados ahí. Foto de cortesía.

Todos los hombres, menos "Morro", fueron llevados a un patio de ropa y asesinados ahí. Foto de cortesía.

Las mujeres fueron llevadas por Harold Maya Cano en su camioneta blanca BMW X3. A Diana Marcela Montoya Montoya, de 30 años, la recogió las 10:30 a.m. en Buenos Aires y luego a Gloria Natalia López, de 28; por Carolina Arango Geraldino, de 22, pasó a las 9:00 p.m. a El Poblado y después siguió por Daniela Wilches, de 24, a La Aguacatala.

Al anochecer, según la investigación, quedaban en la finca cuatro parejas: las jóvenes, “Morro”, Harold, el administrador y Carlos Andrés González Hernández; además, el mayordomo Juan Carlos Chica Arias y su mujer, que se acostó temprano en la casa de la servidumbre.

La evidencia apunta a que en la noche llegaron los asesinos, quienes serían conocidos de “Morro”. La finca solo tiene un acceso vial y los eventuales “campaneros” no advirtieron peligro alguno; además, explica un investigador, “si hubieran sido desconocidos, seguro que hay balacera porque los de adentro estaban armados”.

“Morro” fue separado del grupo. A los demás hombres los llevaron al patio de cocinas y allí, junto a la lavadora, los acribillaron a eso de la 1:30 a.m. del lunes, cuando los vecinos sintieron “como ruido de pólvora”.

Las mujeres fueron abaleadas en la alcoba principal del segundo piso. Tres estaban acurrucadas y cobijadas, y recibieron los tiros en el costado del tórax; solo Diana yacía en el suelo, junto a la cama. Estaban calzadas y vestidas con ropa de calle.

Pérez fue llevado al salón principal, en el primer piso. El balazo que le quitó la vida ingresó por la coronilla, dejando lo que los forenses llaman señales de “tatuaje y ahumamiento”, lo que implica que al parecer lo hicieron arrodillar, acercaron el cañón y lo ejecutaron.

Se presume que lo obligaron a confesar secretos, pues los enseres fueron revolcados y al llegar los investigadores encontraron una caja fuerte abierta y vacía, cuya clave pudo haber suministrado “Morro” a su verdugos.

Los criminalistas hallaron en el baño de una habitación una caneca plástica con vestigios de tierra, lo que sugiere que estuvo enterrada (como las del pasado 8 de agosto en una finca de Girardota, en la que fue capturado “Sebastián”, el jefe de “la Oficina”). Contenía un fusil AK47, una subametralladora MP5 y un revólver Smith and Wesson.

En el closet del cuarto había un revólver Llama y en el marco de una ventana del primer piso una pistola Smith and Wesson calibre 10 con municiones expansivas tipo “dum dum”. En la pretina del finado mayordomo se halló una pistola Colt 9 m.m.

En el garaje estaba la camioneta blindada Fortuner de “Morro”, con la placa cubierta por un plástico negro (al parecer para que no se viera desde la vía), y una moto del administrador. La camioneta BMW de Harold Maya, de placa CXY448 y en la cual recogió a las muchachas, no apareció en la escena.

También hallaron planillas con los equipos de la Liga Antioqueña de Fútbol, de los cuales tres estaban resaltados.

Los homicidas usaron pistolas y subametralladoras 9m.m. En un sendero cercano descubrieron 4 chalecos reflectivos con insignias de la Policía. A juicio del general Yesid Vásquez, comandante de la Policía Metropolitana, las mujeres fueron aniquiladas para no dejar testigos.

Una teoría señala que los agresores llegaron de noche y no estuvieron departiendo en el día, de lo contrario no se explica por qué dejaron con vida a la mujer del mayordomo. “No sabían que dormía en la casa del lado”, acotó un investigador.

SOSPECHAS

Vásquez advirtió que Urán, de 42 años, y González, de 36, eran apodados “el Panadero” y “Mosco” y serían integrantes de la banda “la Terraza” de Manrique. Sin embargo, ninguno tenía antecedentes penales.

González era de Concordia, Antioquia, también le decían “Alambre” y tenía un local de compraventa de motos en la avenida 33, en el barrio Conquistadores.

Los familiares de Harold Maya, de 25 años, relataron que  era comerciante de ganado y estudiaba Agronomía. Otro allegado acotó que viajaba con frecuencia a España y E.U. y le decían “el Cachorro”. Fuentes judiciales señalaron que su padre, apodado “Doctorcito” o “Ziggy”, se sometió a la DEA en Panamá y fue extraditado a E.U.

Igual que Maya, “Morro” no tenía orden de captura. Su principal antecedente era la desmovilización con el bloque Héroes de Granada de las Auc (01/8/05).

En la base de datos de la Fiscalía figura que “Morro” al parecer se inició en la mafia en 1994, integrando la confederación de bandas “la Terraza”, a órdenes de Diego Murillo, alias “Berna”. Entre sus funciones estaba brindar seguridad a Gustavo Upegui, un empresario deportivo y supuesto socio de la organización.

Al dividirse la agrupación en 1999 pasó a “La Oficina”, estrechando lazos con “Rogelio”.

Víctimas, de izquierda a derecha: Gloria Natalia López Posada (cosmetóloga residente en La América), Daniela Wilches Arango (estudiante de Comunicación Social en Eafit, vivía en La Aguacatala), Carolina Arango Geraldino (modelo y madre de un niño de un año, residente en El Poblado) y Diana Marcela Montoya Montoya (vendedora de ropa y madre de un bebé de 11 meses, vivía en el barrio Buenos Aires).

Víctimas, de izquierda a derecha: Gloria Natalia López Posada (cosmetóloga residente en La América), Daniela Wilches Arango (estudiante de Comunicación Social en Eafit, vivía en La Aguacatala), Carolina Arango Geraldino (modelo y madre de un niño de un año, residente en El Poblado) y Diana Marcela Montoya Montoya (vendedora de ropa y madre de un bebé de 11 meses, vivía en el barrio Buenos Aires).

Un miembro de la Dijín asegura que “Morro” era encargado de adiestrar sicarios para los trabajos especiales, con base de operaciones en Manrique: “Él implantó el método típico de asesinar de ‘La Oficina’, en el que participan tres motos (una marca a la víctima, otra transporta al sicario y la tercera lo saca de la escena), un taxi que lleva las armas y un carro particular que hace cierres de vías”.

Algunos de los crímenes más sonados se le atribuyen a “Morro”, lo que le valió el prestigio dentro del clan y el odio de poderosos enemigos. El 24/7/08 acribillaron a “Monoteto” en Argentina, exsocio del capo paramilitar “Macaco”.

Se presume que “Morro” fue contratado por el capo Daniel Barrera, aunque el diario local La Nación informó la semana pasada que Pérez no se menciona en ese expediente.

Para la Policía, “Morro” también participó en el doble asesinato de dos agentes de la Dirección Antinarcóticos el pasado 12/7/12 en la entrada del Jardín Botánico de Medellín; de igual manera, se le relaciona con el homicidio en Envigado (02/10/12) de Alejandro Franco, yerno del exjefe de las AUC “Cuco Vanoy”.

La orden de liquidarlo, sin embargo, habría venido de alguien entrañable, capaz de entrar a su escondite sin despertar sospechas. Razón tenían los familiares de “Morro” que llegaron a la escena del crimen y comentaron: “Nosotros le insistíamos que no fuera tan confianzudo con los amigos” .

NOTA RELACIONADA: Masacraron a 9 personas en celebración de fin de año.

El Inspector.

212 comments

  1. mexicali   •  

    alias cristian higuita killan de cristorey su primo huguito y andres alias parseguito al mando de alias gabriel (niño) al parecer fueron los auteres de despedir a mao tatuajes ojo con estos sujetos

  2. titan   •  

    Este mexicali siempre que hay un homicidio aparece diciendo esos apodos de esos sujetos no se si para desviar la atencion de los verdaderos culpables o es que tiene algun problema personal con los sujetos que menciona , lo mismo puso en una publicacion sobre la muerte de morro

  3. Pedro   •  

    Yo conocí a Daniel cundo era guarda, luego trabajo para los mesa con el apoyo de los Avendaño cojio el poder en todo Antioquia, todos le copiavam no creo que haya tenido que ver con muerte de upegui el lo apreciava,me pregunto que paso con todo lo de el , pero tienen razón havian personas mas arriba de el que todavía existen y nadie menciona

  4. negroxx   •  

    por uqe no hablan de alias tavo que salio hace poco de la carcel a cobrar vacunas en bello y que hace poco asesino unas personas en el tapon

  5. melase   •  

    mas de uno conocen a esos bandidos pero ala gente le da miedo hablar por q no hay enquien confiar… ace poco cojieron a un man q manda en la union dueños DE VARIAS PRENDERIA EN SANTAMARIA I ITAGUI la mas conocida es la prenderia q queda en la esquina de avenidad guayabal voltiando pa LA MINORISTA alla si q guedan de todo i la policia es amigo de ellos eso es lo q da miedo q digan algo i vallan x uno..el dueños es walter de jesus marin i tiene unos bandidos en envigado itagui i la union http://www.zonacero.info/judiciales/32-judiciales-2/62791-3-capturados-por-enriquecimiento,-lavado-de-activo-y-concierto

  6. alvarito   •  

    WALTER WALTER WALTER, LE GUSTAN LOS MUCHACHOS Y FUE LE QUE MANDO A MATAR A ALVARITO EN LA GASOLINERA DE LA AV GUAYABAL

  7. perra   •  

    Si mato a albarito por que lo bataniaba por que le gustaban los pelaos hasta plata les ofrecía para que se acostarán con el

  8. carlitos   •  

    yayo guitre de guitres y k van a cojer el barrio mucha candela tiene k aver

  9. MALDITOS BANDIDOS   •  

    FUERA ladrones, sicarios,matones, extorcionistas y bandidos de medellin. Matense entre ustedes y le hacen un bien a la ciudad. Yo estudie y gracias a DIOS SALGO TRANQUILO, vivo bien y no necesito hacerle mal a nadie. Quieren dinero facil y eso no dura sino 10 años maximo. A TRABAJAR LACRAS. medellin tiene 95% de gente buena ese otro 5% se pueden matar entre ellos. Medellin limpio por nuestros hijos.

  10. ES VERDAD   •  

    En Medellin hasta la lora es puta…ciudad de prepagos y bandoleros, que se independicen¡¡¡ come frigoles de mierda¡¡ pinches frigoleros

  11. Chicas en Medellin   •  

    FUERA ladrones, sicarios,matones, extorcionistas y bandidos de medellin. Matense entre ustedes y le hacen un bien a la ciudad. Yo estudie y gracias a DIOS SALGO TRANQUILO, vivo bien y no necesito hacerle mal a nadie. Quieren dinero facil y eso no dura sino 10 años maximo. A TRABAJAR LACRAS. medellin tiene 95% de gente buena ese otro 5% se pueden matar entre ellos. Medellin limpio por nuestros hijos.

  12. esta cronica da para hacer varios capitulos de alguna de las narco-novelas que mucha gente sigue . La corrupcion sigue vigente , mientras no se combata de forma eficiente van a seguir existiendo estos problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>