Una forma de habitar las palabras es a través del Periodismo

Hoy queremos reconocer el ejercicio del periodismo  compartiendo con ustedes  la experiencia de Daniela Jiménez, redactora de El Colombiano, quién decidió habitar las palabras a través del Periodismo gracias, en parte,  a Prensa Escuela.

La Redactora de El Colombiano del área Metro, Daniela Jiménez González, desde niña siempre tuvo una relación cercana con la lectura y la escritura. Cuando tenía quince años, cursando el grado noveno en el Colegio El Carmelo de Sabaneta, se vinculó al programa Prensa Escuela, allí tuvo un primer acercamiento al periodismo con su participación en El Taller Edición 2010, una publicación anual de Prensa Escuela que recopila los mejores trabajos de los jóvenes que participan en este encuentro de formación ciudadana.

Foto Daniela Jiménez 2

“El programa de Prensa Escuela lo cambia a uno en la medida en que lo hace a uno más sensible. En Prensa Escuela yo aprendí a mirar con otros ojos y a escuchar más, aprendí a recorrer la ciudad con los ojos de un foráneo, es decir, poniéndole mucha atención a los detalles. Aprendí de sueños colectivos, por ejemplo el de cómo se crea un periódico, que más allá de ser un proceso técnico, es un resultado bello después de pasar por muchas manos”.

Para Daniela haber estado en Prensa Escuela fue la posibilidad de comprender que un periódico es una conjunción armónica entre muchas manos, muchas mentes y muchos propósitos diferentes, puesto que reconoce que detrás de un solo texto, existe una gran cantidad de investigación.

“Sí hay algo que me ha demostrado el estar acá en El Colombiano, es que un periódico no se arma si no hay un trabajo colectivo”

Hace nueve años, en la clausura de Prensa Escuela, Daniela recibió una mención especial con su texto “El reloj de péndulo de la abuela”, un relato que habla acerca de  un reloj que acompañó la vida de su abuela y se convirtió en elemento fundamental de su biografía. Ese mismo día en la clausura, Daniela decidió estudiar Periodismo con las palabras de Clara Tamayo, Coordinadora de Prensa Escuela, quién le dijo: “Nunca dejes de escribir, Daniela”,  una frase sencilla y corta que definió su futuro.

Certificado del Reconocimiento Especial

“Mi Editor, Juan Diego Ortíz, dice que el periodismo es como un milagro diario, que uno muchas veces entra a un cuarto oscuro y no sabe dónde está la luz, pero la tiene que prender. El Colombiano me ha regalado muchas cosas: triunfos, frustraciones y alegrías también, al ver que lo que uno cuenta genera conocimiento -incluso para uno mismo-, me ha enseñado mucho de una región que tiene sitios apartados en los que yo no había ahondado. El Colombiano ha sido eso, una oportunidad para pulirme en el ejercicio, para descubrir la región, para hacer amigos, incluso un poco como el recordar el tiempo de la Universidad al tomarse un café, -porque acá también lo hacemos-“.

Daniela habita las palabras en su cotidianidad, observa y escucha siempre de manera atenta su región, su ciudad, sus amigos, sus compañeros de trabajo y su familia; sabe que las mejores respuestas se encuentran en lo simple, en lo que muchas veces pasa desapercibido. Para Daniela, la literatura es una oportunidad para encontrarse con otras voces  y escribir es la mejor forma de poner en orden todo lo que percibe, siente e investiga.

 CEfestival del buen comienzo

Elisa Arango Vélez
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO

Nuevos aprendizajes que nos acercan a la lectura de la realidad

Para la Universidad de San Buenaventura ser parte del Programa Prensa Escuela en alianza con El Colombiano es una oportunidad para fortalecer los procesos de responsabilidad social y desarrollar estrategias de formación para construir ciudadanía desde el ámbito educativo. Por eso ha promovido la creación de la asignatura Periodismo y Literatura en la Licenciatura en Humanidades y Lengua Castellana, con el ánimo de reconocer las relaciones entre comunicación y educación, de explorar los lazos culturales que nos permiten convivir, así como identificar los compromisos del rol docente ante los medios de comunicación y la creación de contenidos. Después de trabajar un semestre en estos temas las estudiantes de dicha asignatura realizaron diferentes ejercicios de escritura que las llevaron a explorar su entorno, a reconocer personajes, lugares y contextos de comunicación.

Publicamos en el blog de Prensa Escuela anécdotas y reflexiones que tienen su origen en situaciones reales que han vivido las estudiantes, situaciones que narran después de conocer elementos básicos de algunos géneros periodísticos como el perfil, la crónica y la entrevista.

Estos ejercicios de escritura sobre la realidad cercana permiten reflexionar acerca de quiénes somos y cuál es nuestro papel en la comunidad, además de sensibilizar a los jóvenes frente al papel de la información en el proceso de formación de niños y jóvenes, así como descubrir historias y personajes en los hechos cotidianos más simples.

Un olvido más

Por Stefanía Ortega Céspedes

Abuela

Hoy la visité en su casa, su esposo me atendió muy bien, siempre he dicho que ese hombre es un santo, igual que mi abuelo, y que lo malo que les pasa debe ser obra y gracia de algún ser perverso. Su esposa tardó más de lo normal en recordarme, por un momento ella sintió que era la primera vez que me veía, y yo no me pude sentir peor.

¿Cómo luchar con un recuerdo que siempre se le escurre entre las manos, como el agua? ¿Cómo vivir el día a día con una persona que pronto nos olvidará a todos sin quererlo? ¿Cómo será el día en que ella se levante y no reconozca a ese hombre que, día tras día, se ha despertado a su lado? Entonces entendí que la vida con ella es un momento, que la vida con ella se escurre con sus recuerdos y que, aunque quisiéramos, no podremos evitarlo. Me tragué las lágrimas, se me estrujó el corazón y, una vez más, me presenté: “Mucho gusto, yo soy Stefanía, una vieja amiga, aunque no lo creas”.

Síndrome de la impaciencia

Por Mariana Ortíz Uribe

trafico

Siempre he sentido que el que va atrás, afanado, tiene más ganas de morir que yo, por eso decido tomarme las cosas con calma; aunque para algunas personas esperar esos micro segundos las convierte en perdedores de la carrera donde van en el puesto número uno. Así lo sentí el día que aquel sujeto en un carro amarillo me pitó ochenta veces porque mi carro no prendía. Sin darme cuenta, por mi cara comenzaron a caer gotas de agua salada, parecidas al sudor, me temblaron las piernas, apagué la música y me acosté en la cabrilla a llorar.

No hice más que liberar mi sentimiento de angustia por un carro que no prendía, aunque la responsable de su arranque era yo, en ese momento sólo podía pensar en el hombre de atrás. No hice más que llorar, y de pronto miré hacia la ventana derecha y solo vi al señor del carro rojo, o amarillo, ya no lo recuerdo, el cual sacó su cabeza igual que una tortuga y muy exaltado me gritó seis palabras:

—¡Tenía que ser mujer esta hijueputa!

Era para mí, eso lo tengo claro. He sido la culpable de hacerle perder tres minutos de su carrera, tres minutos que tal vez para él valían mucho más que una mujer. Las palabras quedaron retumbando en mí el resto del día. Extrañamente al encender la radio comenzó a sonar mi canción favorita, sentí un deseo profundo de pisar el acelerador y, efectivamente mi carro arrancó, aunque seguramente el señor ya había llegado a su meta, como ganador.

Detrás del silencio más profundo

Por Jessica Marcela Castaño Jaramillo

abuelos

Me levanto, salgo al patio de mi casa y veo que mi abuelo ya está en posición para recibir los rayos del sol como todos los días. –Hola mi Chabelo– le digo con gran alegría y le doy un beso, uno muy apretado para que no se le olvide lo mucho que lo amo. Él me responde –Hola mi Chabela–. Me siento a su lado queriendo hacerle compañía y el momento se llena con un silencio muy profundo. Siempre me cuestiono que estará pensando mi abuelo a estas alturas de la vida, qué guardará detrás de tanto silencio y quietud. Solo puedo observar que toca constantemente las argollas que rodean su dedo anular.

De repente me dice: – ¿Vos sabés hace cuanto murió Romelia, 5 años, cierto? –. A lo que yo le respondo: – ¡No abuelo! Hace 3 años. Él asintió – ¡ah, nooo! Esto se me ha hecho una eternidad ¿Cuándo será pues que piensa mi vieja venir por mí? – Y yo mientras aprieto su mano le digo: –Ay sí abuelo, una eternidad no tenerla. ¡Como la extrañamos de harto! –. A lo que él me dice: –Pues vea mija, yo sí le digo que yo amé tanto a Romelia que cuando me muera tengo que encontrarla. De nuevo acaricio su mano y le digo, –Abuelo, relájate, algún día ella vendrá por ti.

En ese instante me quedo mirando el infinito, así como mi abuelo lo hace todos los días, y por fin comprendo qué es eso en lo que tanto piensa, eso que hay detrás de un silencio tan profundo. Ahora tengo mis ojos llenos de lágrimas de pensar la eternidad de 3 años sin ella, sabiendo que en sus 70 años juntos el tiempo no era nada.

Jóvenes del corregimiento La Granja del municipio de ituango, salen por primera vez del territorio

_MG_5258

Valentina Ramírez Vásquez
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO

Cansados, con pocas horas de sueño y con bolsos en los que cargaban lo necesario para varios días de viaje, llegaron a Medellín 25 jóvenes y 2 maestros de la Institución Educativa Jesús María Valle Jaramillo del corregimiento La Granja del municipio de Ituango. Este era para la gran mayoría, la primera vez que salían de su territorio.

Del corregimiento salieron el 3 de noviembre y se hospedaron en Ituango, a eso de la una de la mañana tomaron rumbo hacia Medellín. Aproximadamente seis horas duró el trayecto. El 4 de noviembre recorrieron las instalaciones de la Universidad de Antioquia, y el martes 5 les abrimos las puertas de El Colombiano en donde conocieron de cerca el proceso para realizar el periódico.  Asimismo, conversaron con uno de los periodistas, Mateo Robledo, quien les habló sobre sus proyectos y su camino en el periodismo.

4603105023569060713_

Al día siguiente, estuvieron en la Universidad Pontificia Bolivariana en donde recibiendo talleres dirigidos por Prensa Escuela de El Colombiano. Las actividades tenían el objetivo de darles herramientas para que cada uno contara sus propias historias, las cuales fueron elementos claves para fortalecer los medios escolares que adelantan en la Institución. En esta salida pedagógica, también tuvieron la oportunidad de visitar la Fundación Universitaria Católica del Norte de Santa Rosas de Osos.

WhatsApp Image 2019-11-07 at 3.09.57 PMhh

Toda esta travesía, no solo era un sueño hecho realidad para los 25 jóvenes, sino también para el profesor de Ciencias Sociales y Tecnología, Julián David Ruiz, quien había imaginado llevar a sus estudiantes a conocer otras realidades desde hacía ya mucho tiempo. Este año, con el apoyo de la OIM, Organización Internacional para las Migraciones, y El Colombiano con el programa Prensa Escuela, logró darles la oportunidad a sus estudiantes de conocer la ciudad, algunas universidades y un medio de comunicación.

La Granja está ubicada al norte de Antioquia, es un territorio pequeño que ha sufrido el conflicto armado. Por eso, Julián lidera los medios de comunicación de la Institución, con los que busca darles a los estudiantes otras oportunidades de ver sus realidades. “Ituango es una zona roja y por eso ellos tienen muchas cosas que contar y no necesariamente cosas malas. De esta manera queremos que por medio de la emisora, el periódico mural y La Granja que es nuestro periódico impreso,  les demos otras alternativas, y así le quitemos nuestros jóvenes a la guerra”, comentó el profesor.

Instituciones ejemplares recibieron el Reconocimiento SER MEJOR

Banner-Reconocimiento-Ser-Mejor

El Reconocimiento Ser Mejor para la Calidad Educativa que lidera la Secretaría de Educación de Medellín, entregó 119 premios a maestros, estudiantes y  directivos  que se destacan por su compromiso, liderazgo y gestión.

Para Prensa Escuela de El Colombiano, es un honor formar parte del Comité Asesor que acompaña el desarrollo de este reconocimiento. En esta ocasión te contamos la experiencia de dos de los colegios ganadores en la categoría Escuela Gestión Ejemplar.

Si quieres conocer a todos los ganadores da clic aquí.

Clausura de El Taller Prensa Escuela 2019

taller prensa escuela 1_27

Valentina Ramírez Vásquez
Aprendiz de Comunicaciones
Prensa Escuela EL COLOMBIANO

El Taller Prensa Escuela 2019, que realizó El Colombiano durante todo el año, en convenio con la Universidad San Buenaventura y la Universidad Pontificia Bolivariana, culminó el 14 de noviembre con una ceremonia emotiva en el Auditorio Francisco de Paula Pérez de El Colombiano.

El evento fue un espacio para recordar, reconocer y sobre todo, agradecer. Los 12 talleristas, estudiantes de Comunicación Social-Periodismo, Licenciatura en Humanidades y Lengua Castellana, recibieron sus reconocimientos e hicieron entrega de los certificados a los 103 jóvenes de 19 instituciones y tres fundaciones del Valle de Aburrá, con los que realizaron actividades de lectoescritura para reconocer sus realidades y las de los demás.

“Prensa Escuela fue una conexión con esa realidad que a veces desconocemos y no porque a veces no nos acercamos al periódico, sino que no nos acercamos al otro”, comentó Juan Pablo Patiño, tallerista de El Taller Prensa Escuela 2019.

Por medio de diferentes géneros periodísticos como la crónica, el perfil y la entrevista los talleristas les enseñaron a sus estudiantes a contar sus propias historias. Relatos que fueron recopilados en la nueva edición de El Taller, una publicación que año a año recoge las experiencias que inquietaron a los participantes y los motivaron a escribir.

Como es tradición, el equipo coordinador seleccionó cuatro textos dignos de ser destacados, a los cuales se les dio un reconocimiento especial y se invitó a cuatro periodistas a que leyeran en voz alta algunos de sus fragmentos.

El homenaje al relato Ir de afán y mirar lentamente de Laura Manuela Contretas, de la Fundación Ratón de Biblioteca, lo hizo Juan José Hoyos, un gran amigo de Prensa Escuela y uno de los cronistas más importantes de la época. Durante el año, los chicos leyeron varios de sus textos y Juan José, en el marco del programa Adopta a un autor, de la Secretaría de Cultura Ciudadana de la Alcaldía de Medellín, conversó con ellos como si fueran grandes amigos, así lo manifestó el escritor. (Si quieres conocer más sobre la conversación entre Juan José y los jóvenes de El Taller de Prensa Escuela, da clic aquí).

taller prensa escuela 1_15

Juan José Hoyos, escritor y periodista, leyendo uno de los textos destacados de El Taller Prensa Escuela 2019

Javier Alexander Macías, editor de Paz y Derechos Humanos de El Colombiano,  leyó algunos fragmentos de la historia “Sueños lesionados” de Julián Berrocal Díaz, estudiante de la I.E Fe y Alegría Luis Amigó, y compartió algunas apreciaciones. Javier, le agradeció a Julián por haberle regalado la oportunidad de leer su historia y lo invitó a seguir luchando por sus sueños.

Javier

Javier Alexander Macías, editor de Paz y Derechos Humanos del periódico El Colombiano.

Para el tercer texto, se invitó a la periodista de El Colombiano, Daniela Jiménez, quien también hizo parte de El Taller Prensa Escuela cuando estaba en el colegio. Daniela leyó fragmentos del relato “Café y cigarrillos” de  Juan Andrés Quintana Tangarife. El mensaje de la periodista para el estudiante de grado noveno, fue que nunca dejara de escribir.

taller prensa escuela 1_16

Daniela Jiménez González, periodista del periódico El Colombiano.

La última historia fue leída por Mateo Robledo, periodista de El Colombiano, quien al igual que Daniela, sus primeros pasos en el periodismo comenzaron en Prensa Escuela.  Mateo resaltó varias frases de “Huele a primer mundo” de David Steven Cano del Centro Educativo Autónomo.

taller prensa escuela 1_17

Mateo Robledo, periodista de Interacción y Comunidades de El Colombiano.

Además, el evento estuvo acompañado de la música de Carlos Palacio, Pala, uno de los mejores cantautores  de Colombia, que con sus letras, logró trazar una conversación en la que le permitió a los participantes de El Taller, redescubrir la ciudad y el país.

taller prensa escuela 1_12

Carlos Palacio, Pala.

A los amigos de Prensa Escuela, a los jóvenes, a los talleristas, a los coordinadores, a todos, ¡Gracias por hacer esto posible!

Te invitamos a ver los testimonios y experiencias de los algunos participantes de este año:

Lee la edición digital de El Taller 2019, en él reconocerán  las historias en las que talleristas, jóvenes y coordinadores del programa se atrevieron a narrar su cotidianidad, recuerdos, momentos importantes de su vida, maneras de ver la realidad y experiencias significativas.

El Taller Prensa Escuela 2019 by Prensa Escuela EL COLOMBIANO on Scribd