<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=378526515676058&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
x

una de las primeras instituciones que adoptó el bilingüismo en la ciudad cumplió siete décadas de enseñanza, graduando más de 2.800 mujeres en el mismo lapso. el aniversario será celebrado en una serie de eventos, entre ellos un foro educativo.

con una eucaristía en la catedral metropolitana de la ciudad, comenzó la celebración de los 70 años de historia del colegio marymount, ubicado en la comuna de el poblado, en medellín.

el centro educativo fue fundado en 1954, cuando las religiosas del sagrado corazón de maría trajeron por primera vez una oferta educativa bilingüe femenina a la ciudad de medellín.

su historia como uno de los primeros colegios privados de la ciudad, relata también la transformación colombiana. “cuando comienza el colegio en los años 50, se buscaba educar a las mujeres con herramientas que les permitiera ser líderes en la sociedad y contar con el manejo de una segunda lengua que era el inglés. se funda el colegio, y a finales de los años 50 y 60 viene todo este auge de las mujeres, de la libertad, del liderazgo, del empoderamiento, es por esto que creemos que nuestras religiosas fueron muy vanguardistas”, comentó catalina guzmán urrea, rectora del marymount.

por sus aulas han pasado medallistas olímpicas, campeonas mundiales deportivas, importantes investigadoras científicas internacionales, médicas reconocidas a nivel mundial, directoras de fundaciones y ong, empresarias, directoras de teatro y líderes culturales, actrices, gerentes de empresas, periodistas destacadas y un incontable número de mujeres que se han dedicado a dejar huella, un legado en la sociedad.

“tenemos claro el contexto de estas estudiantes, que vienen de unas familias donde sus papás son líderes empresariales, en salud, financieros, en fin, dentro del sector productivo tienen un liderazgo, vienen con ese adn. entonces, como las estudiantes traen desde casa esas herramientas, buscamos formar buenos seres humanos que, con todo lo que tienen, puedan realmente impactar la sociedad; es esa ética de cómo me relaciono con el otro, qué hago por el otro, es mi bienestar, pero también es el bienestar del otro”, comentó guzmán.

según las directivas de la institución, esta fue pionera en adaptar los cambios tecnológicos que experimentaba el mundo perder su filosofía. de las máquinas de escribir pasaron rápidamente a los computadores y al uso de internet y la adopción de nuevas metodologías. en pandemia tuvieron un modelo exitoso de educación virtual y luego fue uno de los primeros colegios privados en abrir sus puertas tras la cuarentena.

“siempre ha dado respuesta a lo que ha pasado en lo social en ese momento, entonces ahora la pregunta es ¿qué vamos a hacer con todo este tema de inteligencia artificial, con la tecnología, las redes sociales? ¿cómo formamos estudiantes para que tengan esas herramientas, pero también pensando en cómo van a impactar en lo social? esto nos hace unos abanderados en esa educación pertinente, pero que también es de vanguardia”, explicó la directiva.

uno de los giros trascendentales que ha tomado la institución recientemente es la inclusión en sus aulas de niños, convirtiendo al marymount en una institución de educación de calidad ahora mixta. hasta la fecha se han matriculado 21 niños para la vigencia 2024.

además, su énfasis actual es la inteligencia emocional. “a la par del currículo académico tenemos el currículo socio emocional, es la posibilidad de que los niños y los padres de familia vean ese seguimiento de ese ser humano, que no solamente da cuenta del rendimiento académico, sino de cómo vas como persona, qué hábitos has desarrollado, desde tu proceso evolutivo, cómo va esa relación con el otro y contigo mismo”, relató la rectora.

el marymount medellín tiene doble acreditación internacional proporcionada por las agencias cis y neasc, proceso que se realiza cada cinco años. este año se acreditará bajo una nueva ruta que les permitirá documentar sus cuatro nuevos proyectos: espacios de aprendizaje siglo xxi, educación mixta

un cambio de mentalidad, sistema institucional de evaluación y el currículo internacional en preescolar, basado en el juego.

según indicaron desde el marymount, este es el segundo mejor colegio de la ciudad y ocupa el lugar 15 en el país, según el ranking col sapiens 2023

2024.

la celebración por los 70 años también acogerá el foro “educación pertinente para un mundo cambiante” que se llevará a cabo en el auditorio del colegio el próximo 6 de marzo, desde las 8:00 a.m. y contará con 300 invitados presenciales en el auditorio y transmisión en streaming por el canal de youtube del colegio para toda la comunidad que quiera conectarse.

language COL arrow_drop_down

Helados Tonny sí fue la primera marca que Rigo llevó en el pecho

Don Antonio Durango le dio vida a la empresa en el año 1978 y es otro hijo ilustre de Urrao. Esta es la historia.

  • Antonio Durango sostiene dos fotografías; en la superior muestra el primer camión distribuidor de Helados Tonny; en la segunda se le ve practicando el ciclismo, uno de sus deportes favoritos. FOTO Camilo Suárez
    Antonio Durango sostiene dos fotografías; en la superior muestra el primer camión distribuidor de Helados Tonny; en la segunda se le ve practicando el ciclismo, uno de sus deportes favoritos. FOTO Camilo Suárez
08 de diciembre de 2023
bookmark

La serie de Rigo tiene enganchada a la audiencia por la manera en que narra el nacimiento y ascenso de uno de los más gloriosos deportistas antioqueños.

Si usted es de esos televidentes que no le pierde pista a esta historia, quizás, se habrá preguntado si en realidad existe la fábrica de helados que patrocinó al pedalista cuando entró a su primer equipo.

Pues bien, la compañía sí existe y comenzó a operar desde 1978; su fundador es don Antonio Durango, un hombre muy respetado en su natal Urrao por darle chispa a la economía del pueblo y por no haber tirado la toalla cuando la violencia llegó a un punto inaguantable.

Algo diferente

Corría la década de los 70 y Antonio era estudiante de química farmacéutica en la Universidad de Antioquia, por esos días, en el Parque de Bolívar, vio un expendio de helados llamado San Francisco y quiso replicar el negocio.

Para esa época, él tenía una panadería en Urrao, pero sabía que era mala estrategia dedicarse a vender buñuelos y pandequesos como todos los demás. Por eso llevó una rudimentaria máquina que preparaba conos de crema.

“La idea era montarla al lado de la panadería, entonces arranqué y ya no daba abasto, me tocó traer otra máquina más grande, hicimos una cava, conseguimos un carrito para llevar helados a los municipios cercanos a Urrao y nos fuimos expandiendo”, narró.

El riesgo que asumió al introducir el producto estaba dando recompensa. Sin embargo, al cabo de un año los equipos que trajo de EE. UU. ya eran obsoletos; ya el desafío era atender esa demanda creciente.

Entonces, don Antonio relató que “había una fábrica aquí en Medellín que se llamaba Prohelados; esa compañía se quebró y yo compré la maquinaria que tenían ellos”.

Además se quedó con el Bolín, un producto ganador que comercializaba esa empresa: “Era una bolita de crema con todos los sabores y eso era ‘despacha bobos’, el que se comía uno se comía otro”, contó el creador de Tonny.

Esa fue un arma fuerte para competir con las demás fabricantes de helados. Adicionalmente, por su cercanía con los municipios del Suroeste, su distribución para los puntos de venta tenía una mejor frecuencia.

Afectado por la violencia

Don Antonio también quedó en medio del conflicto armado que ha vivido Colombia y, efectivamente, tal como se retrata en la serie de Rigo, fue víctima de extorsiones y a uno de sus tíos le quitaron la vida.

“Cuando la situación se puso delicada —comentó— la única alternativa que vi fue trasladarme a Medellín y poner a mi sobrino Hernán a que manejara la empresa porque estábamos amenazados todos, aunque pagábamos vacuna estábamos amenazados”.

Pocas veces iba a Urrao y cuando lo hacía se desplazaba en avión, pues le parecía aburridor eso de andar con escoltas y caravanas de uniformados.

A pesar del hostigamiento que recibía por parte los grupos al margen de la ley, nunca pensó en dejar su empresa: “El negocio estaba montado y ya estando montado no hay de otra. Yo sé que hacer empresa en Colombia es muy difícil y esta es una empresa que a la hora de la verdad es una alegría muy grande para el pueblo y para mi”.

De haber cerrado, los urraeños habrían perdido una fuente de empleo y un socio vital para los lecheros del municipio; eso sin mencionar que el equipo de Rigo no habría contado con ese histórico patrocinio.

Don Antonio es amante del deporte y su empresa ya había auspiciado a la selección de fútbol de Urrao. Eso sí, cuando aceptaron apoyar a la escuadra de Rigo, nunca imaginaron que ese maillot con el sello de Helados Tonny sería una pieza digna de museo.

“Nosotros hemos ayudado mucho a la gente de allá y yo creo que Tonny para el pueblo de Urrao ha sido una bendición. Rigoberto nos ha ayudado mucho estos últimos días con el impulso a la marca y es tan así que en las redes sociales la interacción ha subido de una forma frenética”, dijo.

Ese pedalista inquieto y dicharachero se convertiría en su yerno y confirmó que su forma de ser exactamente como la marca el actor Juan Pablo Urrego en la serie: “Es una papeleta”.

En estos 45 años de vida empresarial no han faltado las dificultades; pero son muchas más las satisfacciones. Actualmente tiene 120 empleados y tiene presencia en toda Antioquia, Chocó y Córdoba.

“Yo creo que hasta ahora hemos hecho una labor bonita, esperemos que Tonny siga por el camino que va, este ha sido uno de los mejores años que ha tenido la empresa, esperemos seguir mejorando”, resaltó don Antonio.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*