TRES ASESINATOS contra la Fuerza Pública

Tres integrantes de la Fuerza Pública han sido asesinados en Medellín y Bello durante el primer trimestre del año. La víctima más reciente fue el intendente Orlando de Jesús Isaza Vargas, a quien mataron ayer delante de su esposa.

El uniformado estaba adscrito hacía cuatro años a la estación del municipio de Bello y a las 9:00 p.m. terminó su turno. Su esposa lo recogió en la moto y el policía de 38 años, todavía con su uniforme, abordó como parrillero.

Intendente Orlando Isaza Vargas, de 38 años.

Intendente Orlando Isaza Vargas, de 38 años.

  Continuar leyendo

ATAQUES A BALA en centros médicos de Medellín

Un paciente de la clínica Las Américas de Medellín, que apenas se reponía de los balazos de un atentado anterior, fue atacado por sicarios en su propia camilla.

A las 3:00 p.m. de ayer, aprovechando el horario de visitas, subieron hasta el quinto piso un par de malhechores, uno de ellos disfrazado de enfermero. Ingresaron a la habitación 515 y le dispararon en la cabeza y en un pie al convalenciente Roberto Leonel Hernández, un comerciante guatemalteco que hace siete años vive en la ciudad.

La salida e ingreso de usuarios fue restringida durante dos horas.

La salida e ingreso de usuarios fue restringida durante dos horas.

Continuar leyendo

CARAVANA de la muerte

Un presunto sicario dado de baja por la Policía, un transeúnte muerto por una bala perdida, un pasajero de taxi herido y un motociclista lesionado, fue el saldo de una persecución criminal en el barrio Francisco Antonio Zea, al occidente de Medellín.

La violenta situación se desató a las 9:30 a.m. del 22 de septiembre, cuando dos sujetos en moto persiguieron un taxi en el se movilizaba como pasajero el objetivo de su cacería.

Escena del crimen en Francisco Antonio Zea. Foto de Juan Diego Zapata.

Escena del crimen en Francisco Antonio Zea. Foto de Juan Diego Zapata.

Continuar leyendo

LAS TRES CONDUCTAS HOMICIDAS del Valle de Aburrá

En Medellín y sus municipios aledaños no hay registros de un asesino en serie en lo que va del siglo XXI. Hablamos de criminales como Juana Barraza Samperio, alias la ‘mataviejitas’ (foto abajo), una ex luchadora condenada a 759 años de cárcel por el homicidio de 16 ancianas entre 1990 y 2006, en el área metropolitana de Ciudad de México; o de matones como Alexander Pichushkin, el ruso procesado el año pasado por la muerte de 62 personas, cuyos nombres apuntaba en cada cuadro de un tablero de ajedrez.

 Juana Barraza, la 'mataviejitas' de MéxicoLos delincuentes en serie del Valle de Aburrá en los últimos tiempos son fleteros, pedófilos y estafadores, pero homicidas seriales, no hay. Lo que existen son conductas homicidas en serie y son las siguientes:

1. El rapto de la muerte
Los criminales ‘desaparecen’ a su víctima y el cadáver es encontrado días después, botado de forma vil en algún paraje lejano a su vivienda. Esta conducta criminal se hizo más común desde las caóticas épocas del narcotraficante Pablo Escobar y el régimen del terror implantado por los paramilitares del bloque Metro y del Cacique Nutibara.

Al ser dado de baja el primero en 1993, y desmovilizarse los ‘paras’ en 2003, la conducta se redujo. No obstante, hoy en día se han registrado nuevos casos de cuenta de las disputas entre bandas que pretenden dominar el bajo mundo de la zona, con sus lucrativas casas de vicio y vacunas extorsivas.

Continuar leyendo

123